¿Quien coño sois vosotros?

No preguntes quién coño somos

Pregunta qué coño podemos hacer por ti.

Una de las cosas que podemos hacer, se me ocurre, es invitarte a que descubras otra forma de ganar pasta en tu carrera como artista para poder vivir de la música, por ejemplo.

Hasta ahora nos habían contado, según la época, diferentes “caminos hacia el éxito”, y permíteme que te diga una cosa, 

Aviso: 

Esto que voy a decir puede hacer daño,

un poco no,

mucho.

NOS HAN ESTADO TRATANDO COMO GILIPOLLAS

Antes

nos engañaban diciendo que teníamos que ser muy buenos artistas y solo si teníamos un manager  y venía un sello a ficharnos, solo asi así triunfaríamos.

pagina web de artista
indsutria musical

Luego,

veías a artistas sin ningún talento musical, haciendo el idiota, en algunos casos ni siquiera eran ellos los que cantaban, y triunfaban.

Vale.

Después,

con la aparición de Napster y la “piratería” llegó la hecatombe, el fin del mundo, el apocalipsis, nadie nunca más podría vivir de la música

y…

¡¡Una Mierda!!

Crujieron a Napster, les costó un  huevo por cierto, pero se quedaron con la idea y de ahí nacieron y se popularizaron las plataformas de streaming, que hacen lo mismo que hacía Napster pero cobrando básicamente.

No digo que el modelo inicial de Napster estuviera bien,

No.

Los artistas tienen que cobrar por su trabajo, por supuesto.

 

Pero los peces gordos,

Esos que parten y se reparten el pastel grande del cual solo te dejan las migajas y te obligan a hacer tus propios cupcakes de puta madre para poder comer, 

Esos, 

se dieron cuenta de esto cuando en Napster apareció el “I Dissapear” de Metallica, un tema inédito, aún no publicado ni acabado siquiera (Lars, my friend todos lo sabemos pero te queremos igual, we support you) y que iba a ser banda sonora de la peli “Misión Imposible II”.

Un año antes no se dieron cuenta, no.

Despues si!!

Cuando te revientan la exclusiva (no hablamos ahora de Metallica ni de la Pantoja sino de los peces gordos de la industria musical en general) y te joden un bussiness, es cuando saltas.

 Y no porque los fans escuchen la canción antes, que eso se la suda, sino porque las radios americanas empezaron a poner la canción sin estar registrada,

y claro,

empezaron a dejar de ganar millones en derechos de autor y comisiones de patrocinios de publicidad de radios, porque  un anuncio antes del nuevo single de Metallica vale mucho más dinerito,y es un pastel lo suficientemente grande como para andar regalando trozos.

A todo esto, una pregunta que me hago yo

Tu no se, pero yo si, 

es la siguiente:

¿Quién coño filtró y subió a Napster la canción de Metallica?

Estamos hablando del año 2000, nada de smartphones, ni Whatsapp, ni Facebook (lanzado en 2004)  ni leches lógicamente porque Sean Parker, cofundador de Napster, en  años 2004, después de toda la movida, fue nombrado presidente ejecutivo (creador no) de Facebook y unos de los principales artífices de su expansión y años más tarde inversor de…

Te lo imaginas ¿a que si?

Luego te lo cuento, que nos liamos. 

Volviendo a quién coño filtró la canción  si no había tantos medios como ahora,  no está claro, pero todo apunta a alguien del entorno, o del grupo o del estudio o de la discográfica, no quedan más opciones.

Luego ya sabes la historia, se formó la de Dios con denuncias millonarias a Napster con Metallica y Dr. Dre como algunos de los artistas  denunciantes más famosos y adiós a Napster tal y como era  en sus inicios.

Hoy en día funciona como una plataforma digital más, nada que ver con los fundadores, la empresa que la gestiona en la actualidad compró el nombre y los derechos por unos cuantos millones y ala, a funcionar, 

¿VES COMO NOS TRATAN COMO GILIPOLLAS?

Entonces

  • ¿Se fue a la mierda la Industria Musical?
  • ¿Se fueron a la mierda las grandes discográficas?
  • ¿Se fueron a la mierda los grandes grupos superventas?

 

La respuesta es NO.

Bueno algunos grupos sí, pero porque se fueron al otro barrio algunos de sus miembros, no por culpa de la pirarteria.

Hoy en dia, 20 años después de aquel pollo, hay más de 200 plataformas digitales mundiales donde  publicar tú música, 

Y un montón de distribuidoras (hasta yo tengo una)  que te permiten subir tu música a las plataformas digitales porque necesitas un intermediario para subir tu música a Spotify por ejemplo,

Tú por ti mismo no puedes subir música nueva a tu perfil, tiene que ser por medio de agregadoras o distribuidoras.

¿Es muy difícil para ellos que cada uno suba música su perfil?

No lo sé, pero si en Youtube se puede….

Lo que vuelve a dejar a las claras que 

NOS TRATAN COMO GILIPOLLAS

Volvemos a la tarta y como se reparten el pastel. 

Si hay obligación de intermediario, se genera un coste más, por lo tanto más pasta a cobrar.

¿Y quiénes son los accionistas de las agregadoras?

Voila

Las grandes compañías discográficas.

No todas, obviamente, pero sí las principales son de las principales, como por ejemplo 

The Orchard (Sony) o Ingrooves (Universal)

Todo en casa y más tarta a repartir.

 

OJO!!

 

Nada en contra,

Todos queremos ganar más dinero con lo que nos apasiona, por eso estamos aquí, 

pero no se a ti,

al mi al menos,

NO ME GUSTA QUE ME TRATEN COMO GILIPOLLAS

Ocho años después del pollo de Napster, en 2008 se lanzó al  mercado europeo una plataforma a de streaming, de origen sueco  que hasta el 2011 no llegó a Estados Unidos,

Gracias en gran medida a los 15 millones de dólares de  inversión de un empresario americano, el cual negoció directamente con Universal y Warner para su lanzamiento.

La plataforma no hace falta que diga cual ¿no? 

Spotify.

 Y

¿A que ya sabes quién era ese inversor?

NO

NOO

NOOO

SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIUUUUUUUUUUUUU!!!!

El señor Sean Parker (A.K.A el puto amo de la industria musical del siglo XXI probablemente sin tener ni puta idea de música), 

Si, el de Napster.

El mismo que se olió lo de Facebook y lió a Marck Zuckenberg  para ser su presidente ejecutivo contribuyendo notablemente a su expansión,

Ese,

el mismo que puso la manteca para que Spotify se lanzará en Estados Unidos y después lo petara a nivel mundial y hacerse más rico el y los que 10 años antes le denunciaron.

Si es que ya lo dice  el refrán: “No es nada personal, solo son negocios”.

Y aquí estamos

Veinte años después de la gran hecatombe, del fin del mundo, del apocalipsis de la Industria Musical

Con aquellos que nos engañaban diciendo que teníamos que ser muy buenos artistas y solo si teníamos un manager  y venía un sello a ficharnos podríamos triunfar.

Aquellos.

Ahora dicen que hay que subir la música a Spotify, darle mucha caña a las redes para darnos a conocer y hacer mucha promo de pago en Facebook y Google.

Y asi, los peces gordos sigan partiendo y repartiendose  el gran pastel y dejando para el músico como siempre las migajas.

Nada en contra de nuevo,

que yo también lo digo ehh!! (mis 10 7kg de peso me atesoran como gordo tambien). 

Pero no te dicen:

“Además  de subir la música a Spotify, darle mucha caña a las redes, 

hazte una  Página Web de Artista, asi tendrás la posibilidad de vender tu música directamente a tu público, en formato físico y digital, sin intermediarios.

 

También podrás vender merchandising y todo tipo de productos así como las entradas de tus conciertos directamente.

 

De esta forma tendrás en todo el momento el control de tu proyecto musical y de cada movimiento que hagas, tu serás el principal beneficiario.”

 

No te lo dicen porque su pastel sería algo más pequeño, lógicamente.

 

Te lo decimos nosotros  porque somos mas de cupcakes que de grandes pasteles,

 

y porque nosotros  podemos hacer tu Página Web de Artista preparada para ganar pasta con ella,

 además de que con nosotros tendrás tu marca de ropa lista para vender, sin nada de inversión en stock, aumentando la rentabilidad al máximo.

Y podemos decirlo

Porque en 1998, cuando los de Napster estaban durmiendo la siesta, estábamos haciendo scratch con discos de flamenco de mi padre,

En España, por ejemplo apenas había 10 discos de rap español, y era muy jodido conseguirlos,

La referencia de la música independiente era el sello Sufterfuge con grupos como Dover que acababan  de romperla

y en los subwoofer de los coches tunning sonaba Techno-House a toda pastilla.

Desde entonces,

Hemos producido música con Impulse Tracker, un software bajo MS-Dos, nada que ver con los Logic o Cubase de ahora, yo soy de Studio One por cierto, y grabábamos las instrumentales en disquetes de 3 y ½, flipas.

Las maquetas las grabamos en 4 pistas de cinta  y hemos dado más de 200 conciertos, Hinotik Festival o Festimad entre ellos.

Montamos un  home studio, yo personalmente había estudiado producción musical y habíamos tenido un contrato discográfico.

Vendimos mano a mano, 1756 copias de nuestro primer trabajo autoeditado, no se me olvida la cifra porque parece una marca de cerveza.

Entre tanto, habíamos gestionado la asociación de músicos local, con más de 50 miembros activos y con la cual organizamos  junto al ayuntamiento un festival durante dos años  con grupos como Tierra Santa, Los delincuentes o El Bicho por ejemplo.

Hacíamos y vendíamos camisetas con cierto éxito, tanto que montamos nuestra propia marca de ropa, gracias a la cual podemos fabricar vuestro merchandising sin inversión de stock.

Mi socio, compañero, amigo y casi hermano mayor ha diseñado camisetas muy Savage para una tienda muy conocida de moda urbana,

Tal era la ignorancia sobre las plataformas digitales y lo poco y mal que se informaba a los músicos independientes que montamos la nuestra.

Seguimos montando conciertos en salas, los nuestros y los de otros, tanto que colaboramos con algunas promotoras muy top para organizar algunos bolos.

Hasta aprendimos a hacer páginas web porque no teníamos narices (ni presupuesto, la verdad sea dicha) para encontrar un diseñador que supiera plasmar nuestras necesidades.

Y así han pasado 23 años, quedándonos siempre con hambre después de las migajas de la industria.

Y mientras el Sr. Sean Parker viene a comprarnos la receta, podemos ofrecerte 

La harina, la levadura y el azúcar para que tu sol tengas que poner

Los HUEVOS y el sirope para hacerte unas cupcakes de puta madre y no conformarte con las migajas.

Ruven Dambala

-Director Destrcutivo-

El que pone la pimienta, la parte viceral.

Mal tío.

(aunque en la foto no lo parezca)

Pablo Sanchez

-Director Creativo-

El que dá el equlibrio, la parte racional.

Buen tío.

(aunque en la foto no lo parezca)